striptease

Haz a tu pareja un striptease con el pelo. Las mujeres deben aprender a dominar el arte de crear un recogido francés o un chignon chic. Practica, es muy sencillo. Cuando llegue la ocasión, lleva un recogido con un par de horquillas largas que puedas quitarte con facilidad, dejándolas caer en el momento justo. Evita horquillas de clip, no son muy sexys. Imagina un striptease en el que el punto final es dejar tu cabello caer sobre tus hombros. Si quieres darle un toque más chic, perfuma tu cepillo cuando vayas a cepillarte el cabello.

Una cosa importantísima en un buen strip-tease es la luz. Puedes regular la potencia de la luz con los enchufes, utilizar velas o bajar la intensidad de la luz con pañuelos. Utiliza pañuelos rosas, el rojo parece muy intenso para un desnudo. Las mujeres lucen mucho más bonitas desnudas bañadas en luz rosa. Además, la luz puede ayudarte a esconder eso que te crea tanto complejo. La elección de la música también es muy importante, nadie puede aconsejarte qué música escoger para ese momento, ten en cuenta que te debes sentir bien y debe encajar con tu personalidad.

Ya tienes todo listo para tu strip-tease perfecto: música, luz y ropa. Ahora, lo que debes es sentirte preparada. Sienta a tu pareja en una silla cómoda o en el sofá, prepárale algo de beber. Ata a tu chico las manos para evitar que no te deje terminar y te lleve enseguida a la cama. Coloca una silla en frente de él. Ya tienes todos lo preparativos listos, ahora hay que quitarse la ropa.

Comienza cerca de tu silla y escucha la música, moviendo tus caderas y tocándote el pelo con gestos delicados. Enseña un poco la pierna, siéntete tranquila y muevete lentamente y de manera sensual. Quítate el vestido o traje, muestra la preciosa lencería que luce tu cuerpo, inclínate hacia él y enséñale tu escote. Coquetea un poco con tu chico. Ahora, fuera el sostén despacio, primero un tirante y luego el otro. De espaldas a él, déjalo caer al suelo. Ahora es el turno de las braguetas. Acaríciate y baja lentamente hasta tenerlas justo debajo del trasero. Juega un poco con él y, finalmente, quítatelas por completo.