eyaculación

La eyaculación masculina precoz o prematura es una de las patologías más habituales que suelen sufrir los hombres. Se trata de un problema frecuente y sin gravedad que afecta al 33% de los hombres aproximadamente. El hombre, joven habitualmente, eyacula al inicio de la penetración e, incluso, sin haber penetrado. No obstante, esto se debe a un problema de control. La eyaculación de convierte en un reflejo que no puede controlar para retardarlo y prolongar el placer.

Otra de las patologías que puede sufrir un hombre es la aneyaculación, se trata de la no expulsión del esperma en el momento de la eyaculación masculina. Este problema de suela dar debido a los tratamientos usados para la lucha de algunos tipos de cáncer. La eyaculación retrógrada o seca es una patología bastante rara. En este caso, el esperma se expulsa hacia la vejiga en vez de hacia el exterior. Esta anomalía suele requerir intervención quirúrgica pues normalmente es la causa de la esterilidad.

Por norma general, la eyaculación masculina es más fácil de controlar con la edad. Existen medios muy efectivos para aprender a dominar el placer tanto para las víctimas de la eyaculación precoz como para el resto.

Varios métodos se pueden utilizar para dominar la eyaculación masculina, pensar algo antierótico para retrasar el orgasmo, masturbarse antes de mantener relaciones para reducir la excitación en el momento, usar preservativos retardantes y el método «start and stop», una técnica americana que exige a la pareja ejercer presión sobre el frenillo del pene cuando el hombre esté a punto de llegar a la eyaculación.

El proceso de eyaculación está totalmente separado del de erección, pues la erección está controlada por la hipófisis. Por este motivo, se puede llegar a eyacular sin erección y sin llegar a tener ningún orgasmo, como ocurre en las eyaculaciones nocturnas. Esto es un hecho real, los hombres pueden eyacular sin soñar algo erótico. Este tipo de eyaculaciones son habituales entre los jóvenes y tiene relación con la tasa de testosterona, sin embargo, el fenómeno que lo desencadena está aún por aclarar definitivamente. No obstante, cuanto más se abstenga en hombre de tener relaciones sexuales más sueños húmedos tendrá.