semen

Varios estudios e investigaciones han demostrado que el semen en la mujer sirve como estímulo para que el cuerpo segregue las hormonas que se necesitan para que el ciclo de ovulación sea el correcto. Esto se debe a los numerosos componentes y propiedades que contiene el semen, en el que se incluyen sustancias que inciden en la creación y segregación de hormonas positivas.

Estos mismos informes indican que ingerir el semen es bastante beneficioso para tener una ovulación mucho más saludable y su ingesta contribuye a preparar el cuerpo de la mujer para el embarazo.

El semen contiene también una serie de nutrientes y elementos que son beneficiosos para la mujer. Entre los más destacados resaltan los que ayudan a tener un pelo mejor y más fuerte. Tener una raíz más fuerte y un aspecto más brillante y luminoso son algunos de los factores en los que destacará tu cabello. Si bien, estos estudios se han realizado se refieren a cuando se ingiere el semen, aplicarlo directamente sobre el cabello es una alternativa muy válida también.

En el tema del semen y la piel también existen muchas leyendas urbanas, o al menos eso podríamos pensar. Como hidratante de piel, el semen es utilizado desde hace más de tres mil años. Actualizándonos un poco, desde hace varios años se comercializan cremas que están hechas con el semen de hombre como base aunque, claro, no es tan natural como hacerlo directamente en la cara o en la piel de todo el cuerpo.

El semen se convirtió en un ingrediente secreto en la mensajería de la Primera Guerra Mundial. Se utilizaba como tinta invisible. Aunque resultaba un poco inverosímil, se posicionó como la mejor alternativa a métodos de tinta convencionales o más caseros como el zumo de limón o la orina humana.

En esos momentos el semen era una sustancia prácticamente perfecta para ocultar los mensajes en el campo de batalla, ya que con los métodos de detección de la época era imposible dar con él y sus costes y facilidades para conseguirlo lo convertían en algo realmente asequible. En la actualidad, su uso está un poco en el aire.