semen

Actualmente, en la vida que llevamos de estrés, prisas y nervios, la toma de vitaminas y minerales a través de pastillas o complementos alimenticios está a la orden del día, sobre todo si hablamos de componentes como el calcio o el magnesio. Sin embargo, no a todas las personas les gusta tomar pastillas. Si estás buscando una alternativa más sana, el semen de tu pareja te puede ayudar. El semen aporta dosis bastante altas de calcio, zinc, potasio y magnesio, entre otros. Para absorber estos minerales es necesario tragar el semen, pero debe ser en el primer cuarto de hora después de eyacular porque si no los componentes de oxidan y se degeneran.

El pasado 2008, Natural Harvest publicaba en un libro de recetas de cocina donde el semen era el protagonista. Su autor, Paul destacaba el uso del semen en la creación de bebidas, principalmente el sabor diverso y contemporáneo que tiene, tal y como él lo definía. Pero el semen no está sólo en las bebidas sino que también lo podemos encontrar en recetas de pasteles y guisos con carne. El tema levanta mucha controversia pero visto desde ese prisma no tiene mucho que envidiar a otros sazonadores o acompañantes de comida.

Está totalmente contrastado que el semen aporta sustancias que activan la segregación de hormonas en el cuerpo tales como oxitocina y la serotonina, ambas muy influyentes en el estado anímico, ayudan a estar mejor con uno mismo y a ser feliz. Éste es un punto muy importante, ya que estar bien con uno mismo es muy importante para tener una buena relación de pareja, como pera tener una buena relación con uno mismo.

Para que el cuerpo aproveche todas las sustancias del semen se tiene que absorber desde la vagina, que es donde más vasos de sangre hay y más rápido llega al riego sanguíneo.

Para evitar las náuseas vespertinas y los vómitos que aparecen en los primeros tres meses de embarazo es un hecho comprobado que ingerir semen del progenitor, que contiene la misma identificación genética, ayuda a reducir su aparición. Esto evitaría los momentos tan desagradables que suceden por las mañanas para ellas.