celos

¿Te hacen sufrir los celos? ¿Debido a ellos has tenido alguna ruptura amorosa? Se dice con frecuencia que quien no siente celos de una persona no la ama pero, como es lógico, esto no es absolutamente cierto. Se puede amar y se debe amar con la tranquilidad y la seguridad de que no es necesario saber dónde se encuentra tu pareja en cada momento.

El amor y los celos no tienen nada en común. Muchas personas tienen celos de las nuevas parejas de sus ex y eso no significa necesariamente que continúen enamoradas, lo que significa es que entienden las relaciones desde la posesión y no llevan nada bien entender que nadie es de nadie, aunque ellos no lo quieran. El amor de verdad comienza su camino en la confianza.

¿Tienes celos y no eres capaz de controlarlos? Recuerda que la otra persona no te provoca esa sensación de celos, te la estás causando tú mismo con tus propios pensamientos. Tú mismo eres el que te hace sufrir, no la otra persona. Está únicamente en tu mano aprender a confiar.

Existe en todos los aspectos de la vida y además la educación que recibimos nos obliga a competir en todos los aspectos. Desde pequeños buscamos la atención de nuestros padres, rivalizamos con nuestros hermanos, ahora, de mayores, somos capaces de entender que estos celos no tenían ningún sentido. Nuestros padres tenían la capacidad de amarnos a nosotros y a nuestros hermanos de la misma manera.

¿Tienes celos cuando tu pareja pasa tiempo con amigos? Debes aprender a controlarlos. Tienes que entender que tu pareja necesita pasar tiempo o prestar atención a otras personas. Esto no significa que a ti no te quiera.

Da igual que vigiles sus mails o controles su móvil, si tu pareja quiere serte infiel podrá serlo y, seguramente, no te enterarás. Si crees que controlas a tu pareja llamando 50 veces para saber dónde está y que así evitas una infidelidad, estos celos lo único que van a conseguir es llevar tu relación al ocaso. Debes asumirlo, existen personas que siempre serán mejor que tú, pero existen rasgos imperfectos que nos hacen únicos. En esos rasgos son en los que se ha fijado nuestra pareja y por eso quiere estar contigo.