Cibersexo

En una buena sesión de cibersexo dependes de tus manos para llegar al orgasmo. Por eso es importante que conozcas al dedillo tu cuerpo. La masturbación es tu gran aliada. Tócate mientras escuchas cómo tu pareja te va describiendo qué haría contigo y pídele a él que también lo haga. No tengáis reparo en compartir ese momento tan sexual delante de la cámara, es una de las cosas más excitantes del cibersexo.

Aunque el cibersexo nos permite conectar con nuestra pareja, antes de practicar este tipo de sexo hay que tener en cuenta diferentes factores. Primero de todo, no debemos sentir presión para hacerlo, es una cosa que nos tiene que apetecer y con la que nos debemos sentir muy cómodos. Antes de comenzar, comprueba que no haya nadie en casa, sería una experiencia muy desagradable que alguien te oyera o te viera. Proteger tu intimidad es importantísimo. La webcam de nuestro ordenador es una de los elementos mas susceptibles a los hackers, por eso es primordial tener descargado algún programa que nos proteja de posibles espías.

El avance de las nuevas tecnologías ha querido profundizar en el campo del cibersexo para hacer más llevaderas las relaciones a distancia. Además de juguetes sexuales, los últimos años han servido para desarrollar muchas aplicaciones enfocadas al placer online.

Una de las aplicaciones más utilizadas para mantener cibersexo con la pareja es Skype, sin duda, la más sencilla y utilizada. Nos permite realizar videollamadas a través del ordenador o del móvil, lo que facilita mucho la situación a la hora de tener sexo virtual ya que vemos a nuestra pareja en tiempo real.

Bliss es una aplicación que nos permite tener una sesión de cibersexo jugando. A través de ella se puede elegir una música y seleccionar la ropa que llevamos puesta. Ajustando las preferencias sexuales se lanzan unos dados, y la aplicación nos indicará cuáles son los pasos a seguir para ir subiendo la temperatura entre los dos.

Otras de las aplicaciones más utilizadas para realizar cibersexo son Fundawear, aplicación creada por Durex, y Klic Klic, que más que una aplicación se trata de un juguete erótico. Tiene la forma de un vibrador y se puede controlar a distancia a través de bluetooth.