viagra femenina

El principal problema que han encontrado a la hora de aprobar la viagra femenina en las anteriores ocasiones que se presentó fue que los resultado obtenidos no resultaron muy esclarecedores. En los ensayos clínicos que se realizaron, se hizo probar la viagra a mujeres con una media de dos o tres actos sexuales satisfactorios al mes y, tras el consumo del fármaco, el número de relaciones satisfactorias únicamente aumentó en un acto más por mes. En este ensayo de 24 semanas, la empresa farmacéutica que ha desarrollado la sustancia, afirma haber conseguido ayudar a entre el 46% y el 60% de las mujeres que probaron la flibanserina.

Sin embargo, uno de los expertos que formaban parte del comité de la FDA afirmó que, ajustando los resultados al efecto de placebo, el medicamento realmente tan sólo había ayudado a mejorar las relaciones sexuales del 10% de las mujeres que estaban estudiando. A estos no alentadores resultados se unieron sus posibles efectos secundarios, desmayos, mareos o sueño entre otros, lo que provocó el rechazo del comité en las anteriores ocasiones.

Aunque la idea de esta nueva viagra femenina es maravillosa, la ejecución no ha estado exenta de polémica. Hasta la fecha, la FDA ha aprobado el uso de 26 medicamentos capaces de mejorar la vida sexual de los hombres, mientras que hasta ahora no se había hecho nunca nada parecido con los medicamentos para mejorar la vida sexual de las mujeres. En la aprobación de este medicamento por tanto hay mucho marketing.

Un rotundo éxito en el interés hacia la viagra femenina a raíz de este caso puede suponer un interés mucho mayor por las empresas farmacéuticas en la búsqueda de soluciones a la falta de deseo sexual en la mujer y encontrar un medicamento que aumente de manera significativa la libido.

Desde que en 1998 se aprobará la comercialización de la viagra masculina, la vida sexual de los hombres ha mejorado y el medicamento se ha ido perfeccionando. Entonces, ¿porqué no puede ocurrir lo mismo con la viagra femenina? Lo que está claro es que de una forma u otra es el momento de tratar de una forma igualitaria este tipo de temas. De momento, y hasta que llegue a España, debemos utilizar el modo tradicional, confianza, cariño y hacer hincapié en los preliminares.