sex friend

Aunque el término «sex friend» no nació ayer, debemos reconocer que antes se hablaba del tema con mucha menos libertad que hoy y, sobre todo, no se le denominaba de ninguna manera. Tenemos que dar gracias a las mujeres de «Sexo en Nueva York» que no han dudado, a lo largo de toda su serie, en desarrollar y alentar el concepto de sex friend.

En periodo de sequía sentimental, y casi siempre acompañada de la sexual, existen varias maneras de manejar la situación. Algunas mujeres llevan muy mal eso de esperar al príncipe azul, otras prefieren satisfacerse de vez en cuando gracias a cualquier juguete sexual. Y por último, las que no pueden pasar sin el verdadero contacto físico, ya que necesitan el auténtico cuerpo a cuerpo, y no están dispuestas a renunciar a un revolcón basado únicamente en el placer. Estas llaman entonces al llamado sex friend. Pero ojo, no debemos confundir a estos chicos con los gigolos. El sex friend es alguien al que conocemos bien y que no tenemos que pagar por sus servicios.

El sex friend no lo seleccionamos por catálogo. No se trata de ningún juguete, sino de un ser humano. Pero debemos respetar algunos criterios de selección con el fin de no equivocarnos con la persona. Debemos fijarnos en un hombre con el que anteriormente hallamos tenido relaciones sexuales satisfactorias, nos debemos sentir a gusto con él, incluso puede ser un ex, siempre y cuando hallamos superado la ruptura al 100%. Su cuerpo nos despierta la libido, somos amigos, nos respetamos y no nos hacemos juicios morales, siempre está dispuesto y está soltero, no se coge prestado el hombre de otra.

Si te crees que puedes tener un sex friend y no tener consecuencias estás totalmente equivocada. No te debes enamorar, a fuerza de mantener relaciones sexuales pueden empezar a brotar sentimientos. No esperes tener un ramo de flores al día siguiente, incluso es normal que no sepas nada de él en algún tiempo, es normal. No elijas un sex friend a un chico por el que sientas atracción. Utiliza siempre preservativo y están prohibidas las salidas con él. Es la manera de evitar malentendidos sobre las intenciones.