mujeres

Los hombres creen que las mujeres son muy complicadas, pero lo cierto es que nunca han dedicado un momento a escuchar la versión femenina sobre esa afirmación. En realidad, es muy sencillo hacer felices a las mujeres.

Ya pueden tener la mejor pareja del mundo que las mujeres siempre van a pedir más. Que si está mucho tiempo con los amigos, que si no la entiende, que si no pone el 100% en la relación, que si podría dedicarle más tiempo a la hora de regalar en los cumpleaños y en los aniversarios y así un montón de cosas.

Es importante que el hombre no se acomode en la relación y comience a olvidar los pequeños detalles, esos que siempre marcan las diferencias. Recogerla a la salida del trabajo por sorpresa, una cena romántica inesperada, un regalito pequeño un día sin ser nada especial. Estos pequeños detalles son muy valorados por las mujeres y mantienen la chispa de la relación.

A las mujeres les encanta sentirse seguras y protegidas por su pareja y a los hombres les hace sentirse bien que sus parejas confíen en ellos por completo. Pero lo de ser un superhéroe a veces les parece excesivo. No es necesario caer en la arrogancia. Eso no les gusta nada.

Por desgracia, los nervios de la primera cita y las mariposas en el estómago no duran para siempre. De hecho, por desgracia, según va pasando el tiempo desaparecen casi por completoa. Por eso es preciso fomentar estos pequeños cuidados que tanto gustan gustan a las mujeres. Un pequeño whatsapp a media mañana con un corto mensaje de amor, un viaje romántico o cualquier detallito que se salga de la rutina les encanta. A las mujeres les gusta sobremanera cuidar a sus parejas, abrazarlos pero, ojo, siempre están alerta. No les gusta nada que las trates como si fueran una madre. Eso no.

Después de un largo día de trabajo, viene y te cuenta todo lo que ha ocurrido incluyendo hasta el más mínimo detalle. Ya lo sabes, a las mujeres les encanta hablar y se apoyan en su pareja para desahogarse del duro día. Por eso los chicos deben mostrar un poco de interés por lo que nos está contando. Al fin y al cabo es la vida de nuestra chica y debemos conocerla.