masajes eróticos

Los masajes eróticos son el preámbulo para una apasionada relación sexual, así que comienza por la cabeza y sigue con otros preliminares. Aprovecha después de una jornada dura de trabajo de tu pareja para realizarle uno de los mejores masajes eróticos que jamás hayas hecho. Quítale el estrés y despierta su deseo a la vez.

Estos tipos de masajes eróticos se llaman masajes californianos. Tu pareja se tumba boca abajo y tu te sitúas a la altura de su cabeza, con las palmas de tus manos en lo alto de su espalda. Comienza deslizando delicadamente tus manos hasta llegar al final de la espalda, haciendo un pequeño movimiento de estiramiento en dirección a sus pies. Presiona la zona de las nalgas y deslízate por los laterales para, después, ir subiendo hasta las axilas antes de ir hacia los hombros. Repite este tipo de movimientos aumentando la presión a la vez. No te olvides de sincronizar estos gestos con la respiración de tu pareja, debes ascender cuando inspire y bajar cuando expire.

Con estos masajes eróticos se consiguen disminuir las tensiones musculares bajo los efectos de los movimientos envolventes que realizamos. Otra ventaja de este tipo de masajes es que avivamos la sensibilidad de la piel.

Después podemos pasar a realizar un masaje en el pecho. El masajista se sitúa a la derecha y en la zona de las caderas. Las manos han de estar sobre los pectorales o senos. Realizamos movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj en el seno derecho y al contrario en el izquierdo. Después deslizamos delicadamente los dedos desde los pezones hasta el exterior de los pechos. Para finalizar estos tipos de masajes eróticos, nos servimos de la boca para besar directamente el pecho.

El pecho y el vientre están entre las partes más sensibles del cuerpo, por lo que son zonas muy receptivas a los masajes eróticos. Por otro lado, tanto para la mujer como para el hombre, el pecho es una de las zonas más erógenas que una vez acariciada entraña la excitación de otras zonas. Estos tipos de masajes eróticos se pueden practicar cuando la libido este decayendo. 30 minutos de este tipo de masaje despertarán de nuevo la cenizas que estaban apagándose.