Masajes eróticos

Antes de practicar los masajes eróticos debemos seguir unos consejos imprescindibles para que el momento sea perfecto. Comer ligero antes del masaje es primordial. Si la circunstancia es favorable lo mejor es probar un menú que sea afrodisíaco, basado en fresas, ostras y champagne. Aclimatar perfectamente la habitación nos asegurará que los dos miembros de la pareja se encuentran a gusto y preparados. El ambiente debe ser cálido para que los músculos estén relajados y el cuerpo disfrute de forma plena de los masajes eróticos que le proporcione su pareja. Las luces tenues y el teléfono desconectado para evitar que nadie nos interrumpa. La música suave y relajante creará el ambiente adecuado. Puedes vaporizar el ambiente con algún aceite con aroma agradable. Poner cojines sobre la cama, en el sofá o en el suelo nos ayudará a crear un lugar cómodo. También puedes llevar algún aceite de masaje, evita el aceite de parafina y opta por algún aceite vegetal biológico.

Para realizar bien este masajes eróticos debemos quitarnos las joyas y cortarnos las uñas para evitar dar algún arañazo a la pareja. Debemos variar la profundidad y la presión en función de las reacciones de nuestra pareja. Este tipo de cosas las podemos observar si estamos pendientes de su respiración. Prueba a cambiar las técnicas del masaje, roza, amasa, pellizca, presiona, todo vale a la hora de proponer cosas a tu pareja. Evita pasar por varices y cicatrices.

Los masajes eróticos son, sobre todo, un intercambio de papeles y de sensaciones. No tienes que seguir a pies juntillas todo lo que decimos nosotros o veas en cualquier otro blog. Alterna las caricias con besos y mimos. Lo importante es que dejes volar tu imaginación, tú sabes lo que más le gusta a tu pareja.

Aparte de los masajes eróticos que hemos comentado en diferentes entradas también puedes hacer disfrutar a tu pareja con masajes en los pies, que son zonas erógenas y comprenden 4 puntos de estimulación sexual relacionados con los órganos genitales. Un buen masaje erótico en los pies relaja de la misma manera excita. Además este tipo de masajes resulta especialmente erótico para los fetichistas.