sueños eróticos

Sigmund Freud decía que los sueños pueden tener una función compensatoria y que, muy a menudo, surgen por la no consecución o no realización de un deseo inconsciente. Si los sueños se refieren a un encuentro pasional con algún desconocido de color, es muy probable que en la vida real se tenga tendencia a reprimir los impulsos sexuales. Esto indica que existe la necesidad de dejarse llevar un poco más y vivir la vida de manera más libre e instintiva. Cumplir los deseo y darle rienda suelta a tu imaginación puede ayudar a dejar de reprimirte.

Los sueños relacionados con los trenes tienen que ver con la vida conyugal y suelen ser indicativos del estado de salud de tu relación de pareja. Por ejemplo, el descarrilamiento de un tren significa una inminente crisis en la pareja. Si la pareja entra en otro vagón al tuyo significa que se está alejando de ti o que tienes miedo al abandono. Si quién se baja del tren es la pareja abandonándote, significa que esta persona no está preparada para el compromiso.

No todo en los viajes debe ser malo. También existen sueños buenos, incluso que haces el amor con el tren en marcha, esto quiere decir que las relaciones sexuales son espectaculares y que la relación se está consolidando perfectamente.

Además de los trenes, en los sueños pueden aparecer otros medios de transporte, como el coche. La forma en la que se conduce indica la forma en la que se maneja la vida sentimental. Si la pareja es la que conduce, quiere decir que te pones plenamente en sus mano, que confías en ella.

Puedes pasar de los sueños a la vida real y probar a hacer el amor en el coche, intentando de esta forma volver a retomar el control de vuestra vida en pareja.

Los sueños en los que pierdes el control de vehículo significan que también es así en la vida real, estás perdiendo el control de la vida en pareja o que el equilibrio que debía existir entre las dos partes se está agrietando o, incluso, rompiendo.