candaulismo

Candaulismo o candalagnia son dos términos médicos que definen el impulso psicológico de un sujeto a exponer a su pareja sexual o imágenes de ella o el, ante otras personas con el único fin de obtener una gratificación erótica. En un tipo de variante, el candaulismo, el sujeto obtiene gratificación sexual obligando a su pareja a exponerse sexualmente, ,desnudarse o mantener relaciones sexuales con otra persona. Se agrupa entre trastornos del comportamiento sexual con respecto al objeto con el que se obtiene placer erótico.

Muy a menudo, el candaulismo se toma, hasta el punto de permitir que se llegue a una relación sexual, una práctica definida como triolismo por el intercambio de pareja. En ciertos casos, la relación evoluciona hasta llegar a mantener una relación estable las tres personas.

El término candaulismo parece que proviene del antiguo rey griego Candaules, quién elaboró un complot para mostrar a su esposa desnuda a su siervo Giges de Lidia son que ella tuviera conocimiento del hecho. Después de descubrir la mujer que Giges la estaba mirando desnuda, la esposa de Candaules le ordenó a elegir entre matarse a sí mismo o matar a Candaules con el fin de enmendar el agravio. Después de este suceso, el rey Candaules mató a su esposa cuando ésta rehusó desfilar desnuda delante de los soldados del rey.

El candaulismo es una variante del exhibicionismo en la que el sujeto en vez de exhibirse a si mismo lo hace con su pareja sexual o con su cónyuge, por lo general un hombre exhibiendo a su esposa o amante. Se trata de una parafilia asociada a la obtención de placer sadomasoquista al presentar en vivo a su pareja desnuda, en fotos o en vídeos. Un estudio reveló que estos suelen ser sujetos nuevos a la comunidad y con antecedentes de mudarse con frecuencia.

El candaulismo no ha encontrado ninguna terapia que garantice la mejora, en parte porque el principal problema en el tratamiento de esta enfermedad, es la escasa motivación de los pacientes hacia el cambio, siendo muy pocos los pacientes los que acuden a los profesionales ya que entienden que su conducta no es un problema.