annilingus

A la hora de practicar un annilingus hay que ser muy escrupuloso con algunos puntos. Si quieres practicarlo bien y, sobre todo, de una manera segura, toma nota de algunos consejos para llevar a cabo un gran annilingus.

Como hemos dicho en otras entradas anteriores la higiene es fundamental, la zona del ano debe estar completamente limpia. Si tienes reparos, la mejor opción es comenzar el annilingus en la ducha o en la bañera. Importante, ambos tenéis que sentiros preparados, si notas que aún no es el momento de que te practiquen un beso negro y tu pareja comienza a hacerlo, evítalo con delicadeza.

Comienza la relación con otros preliminares, está claro que cuanto más excitados nos encontramos más nos atrevemos a probar cosas nuevas. Empezad con caricias, sexo oral, masajes y cuanto más calientes estéis, más ganas os entrarán de practicar el annilingus.

La clave para practicar un buen annilingus es mezclar los movimientos de la lengua, d4e la misma manera que cuando estás dando un beso o cuando estás practicando una felación, alternar movimientos circulares rápidos y lentos. Los dedos también pueden ser una buena alternativa o ayuda. Hacerlo despacio para dilatar la zona es imprescindible. Una buena secuencia en la práctica puede ser preliminares, annilingus y, después, pasar al sexo anal. La higiene, al final, también es importante. Enjuagarse y lavarse los dientes rápidamente es lo que hay que hacer, aunque no te parezca lo más sexy en ese momento.

Cuando pensamos en el annilingus en una relación heterosexual, casi siempre se da por hecho que es el hombre el que lo practica a la mujer. Pero estamos equivocados, los hombres también pueden recibir un annilingus. Los hombres tienen innumerables terminaciones nerviosas en el ano, lo que les hará sentir también mucho placer en esa zona.

Las formas de llegar al orgasmo pueden ser infinitas. Si multiplicamos las zonas erógenas y añadimos el morbo. Mucho más importante que el tamaño de un pene o de unos pechos, la realidad sobre el placer en el sexo es bien diferente. Para tener relaciones placenteras basta con tener imaginación y ganas. El annilingus es una opción más para practicar si te sientes seguro con tu pareja.