fetichismo

«¿Fetichismo sexual? Yo soy bastante más tradicional» es lo que suelen responder todas las personas cuando se les pregunta si son fetichistas. Muchos de ellos te dirán que a qué te refieres con ser fetichista sexual, para todas aquellas personas que tienen algunas dudas sobre este aspecto vamos a hablar sobre el fetichismo en el sexo, cuál es su significado y cuáles son los fetiches sexuales que más utilizan las parejas.

El fetichismo es lo que conocemos como una parafilia, es decir, un patrón dentro del comportamiento sexual en el que predomina el placer mediante un objeto o actividad que acompaña a la práctica sexual más que a la práctica en sí. Muchas de las personas que se vuelven fetichistas lo hacen porque ha llegado un momento en el que el sexo de la manera habitual o convencional ya no les deja satisfechos y buscan otras maneras de poder alcanzar el orgasmo.

Una de las prácticas que más se usa entre los amantes del fetichismo es la utilización del cuero y el arte de la dominación. Las parejas utilizan la dominación para variar en la cama. El cuero se ha convertido con el paso del tiempo en un símbolo sexual bastante extendido, en la mayoría de las ocasiones cuando lo viste la mujer de una forma ceñida, algo que unido a la dominación y a la utilización de juguetes eróticos como fustas, esposas, látigos o arneses, los convierten en uno de los fetiches más utilizados.

El voyeurismo es uno de los reyes del fetichismo. Es uno de los fetiches más conocidos. La posibilidad de observar a otra persona ya sea practicando sexo o masturbándose provoca al fetichista una excitación que le hace conseguir el orgasmo. Se trata de una práctica muy extendida en los clubs swinger.

La ropa también es una parte muy importante en el fetichismo. Disfrazarse de personajes famosos de alguna serie de televisión. Ver a la pareja con esos disfraces provoca otro nivel de excitación.

Los zapatos son sin lugar a duda la prenda de vestir reina del fetichismo. Sobre todo los de tacón. A muchos hombres les excita el mero hecho de ver a una mujer con unos zapatos de tacón y más si sólo lleva puesto eso de ropa.