zonas erógenas

El cuello, el pecho, los lóbulos, la parte baja de la espalda y como no los genitales. El cuerpo del hombre está lleno de zonas erógenas. Sólo tienes que descubrirlas y que cosas puedes hacer con, sobre y en cada una de ellas. No es necesario haber estudiado en Harvard para saber cuál es el lugar del cuerpo que tu chico espera que colmes de mimos y atenciones. Pero afortunadamente la anatomía masculina hay otros puntos lujuriosos que debidamente estimulados, llevarán a tu chico a cotas de placer a las que todavía no está acostumbrado. Estimular las zonas erógenas del hombre resultará superplacentero y creará una tensión sexual que incrementará el flujo sanguíneo en dirección a los genitales. El hecho de tocar en lugares inesperados en donde es muy probable que nunca antes le hayan tocado añade una dosis de picante y se convierte en una de las zonas erógenas masculinas.

Una de las zonas erógenas mas agradable y más placentera es la próstata el botón que hay que apretar para volver loco de placer a un hombre. Para estimularlo, mientras le practicas sexo oral o durante la penetración, coloca dos dedos entre el ano y los testículos. al presionar justo en esta zona la rozas de forma indirecta. cuando observes que tu chico está a un paso del orgasmo, presiona el área de forma rítmica hasta que llegue al clímax. Si el se atreve le puedes estimular analmente. En la postura del misionero, acaríciale alrededor de su ano, si no se queja ni pierde la intensidad en la erección, es que le está gustando.

La oreja también tiene su punto G, es una zona superexcitante. Bésale el cuello lentamente y ve deslizándote hacia la parte trasera de la oreja. Apoya los labios en la zona alta del pabellón auditivo y recorre el borde de modo que roces la parte trasera y delantera al mismo tiempo. cuando sientas que su nivel de excitación está a tope, ha llegado el momento de mordisquear y succionar. Acaríciale los genitales al mismo tiempo y sin cambiar el ritmo. Lo volverás loco porque es una de las zonas erógenas masculinas más demandadas por ellos.