squirt

El precioso y enigmático cuerpo de la mujer, en términos de sexualidad, siempre ha sido objeto de estudio. Un nuevo término ha apartado al misterioso punto G, a pesar de su estrecha relación. Se trata del squirt, la palabra que se ha puesto de moda, y que debe su moda, sobre todo, a la creciente producción de la industria pornográfica. La masturbación, una costumbre que parecía únicamente en exclusividad de los varones, está, como no podía ser de otra manera, a la orden del día entre las mujeres. Se ha hecho un hueco en el mundo del sexo y es que, como en muchas series de televisión podemos ver, no tenemos que hacer de este término ningún tabú. Vamos a aventurarnos en descubrir un nuevo término sexual, el squirt.

La eyaculación más común entre las mujeres, la que pasa además más inadvertida, es en pequeña cantidad de líquido traslúcido blanquecino, y el squirt o squirting, que es una expulsión en chorro de grandes cantidades de líquido eyaculatorio.

El término squirt ha suscitado el debate sobre las posibilidades que el cuerpo de la mujer es capaz de alcanzar. El fenómeno de este tipo de eyaculación femenina depende de las glándulas de Skene, que son las encargadas de expulsar el líquido generado en el punto G. El tamaño de estas glándulas varía en función de cada persona. Esto explica por qué no todas las mujeres pueden eyacular de esta forma. Una talla reducida en el tamaño de las glándulas, podría hacer que el fluido se vaya hacia la vagina en lugar de salir al exterior.

Para comprobar si podemos lograr el squirt, debemos experimentar con nuestro cuerpo y tener bastante paciencia. Hazlo con calma y sigue alguno de los consejos que te presentamos.

Debes estar totalmente relajada, el cuerpo tiene que estar excitado, para ello son clave los besos y las caricias, estimula el clítoris, la penetración se debe hacer únicamente con los dedos o con la ayuda de algún juguete sexual, la zona G también debe estar bien estimulada a la vez que masajeamos el clítoris de forma externa. Es posible que durante el proceso tengas la sensación de orinar, continúa relajada y disfrutando. Si después de estos consejos, eliges que el squirt no es para ti, no te preocupes, existen muchas más maneras de disfrutar del sexo.