prácticas-sexuales

Continuamos con el sexo griego. Tras este nombre se esconde la práctica sexual del coito anal. Se especula que está ligado a lo aceptadas que estaban consideradas las relaciones entre los hombres en la antigüedad. Durante la práctica del sexo anal, el sexo se introduce en el ano. En este tipo de relaciones hay que tener bastante cuidado. La piel de la zona es muy sensible y delicada y podemos rasgarla. Es imprescindible utilizar algún tipo de lubricante. Por otro lado tenemos que tener en cuenta una higiene adecuada y siempre utilizar protección. Es muy alto el riesgo de contraer un enfermedad de transmisión sexual.

Cuando en nuestro país hablamos de una «cubana» en relación con las prácticas sexuales, siempre se piensa en los pechos. Con este término nos referimos al coito intermamario. Sin embargo, en el resto del mundo esta práctica se denomina «la española». La explicación es sencilla, el pene del hombre se frota entre los pechos de la mujer, que se mantienen juntos apretándolos con las manos, hasta llegar al clímax. Es una variante sexual muy apetecible para los varones.

Azote, látigo, etc. Aquellos que le van la práctica del sexo más duro, se decantan por el «sexo inglés». Este término se refiere sobretodo a los juegos de roles, donde una parte de la pareja es la dominante y la otra la dominada. Para ayudar se utilizan vendas para los ojos, esposas y otros instrumentos típicos del bondage.

Si quieres mantener relaciones sexuales «a la italiana», él debe frotar su pene contra tu hueco axilar. Se puede ejercer más o menos presión sobre el pene con el brazo. Con el coito axilar el hombre puede alcanzar un orgasmo. La posición para esta práctica depende sólo de los gustos particulares de cada individuo. Lo verdaderamente importante es encontrarse cómodos. Se aconseja para este tipo de práctica utilizar lubricante, para que el pene pueda deslizar mejor. La depilación en las axilas también ayuda.

«El sexo ruso» tiene dos acepciones, una es el masaje de los órganos sexuales con aceite, pero también se refiere al sexo interfemoral. En el sexo interfemoral, el hombre frota su pene entre los muslos de su pareja. Esta práctica sexual es muy apreciada.