fantasías sexuales

Parece que en lo que se refiere a practicar sexo no coincidimos ni en los horarios ni, a menudo, en las posturas más placenteras. Ellos prefieren a primera hora y ellas a última hora del día. Pero, curiosamente, parece que en las coincidencias en cuanto a fantasías sexuales las coincidencias en gustos sí que se aproximan. Tríos, sexo con desconocidos, pillados in fraganti, las fantasías son infinitas. Si estás viviendo una relación en la que tus preferencias sexuales coinciden con las de tu pareja, no hay mejor oportunidad para ser feliz y sentirse muy satisfecho, por lo menos en la cama.

Alimento de los sueños eróticos más ocultos, hay quienes todavía son incapaces de compartir con su pareja cuáles son sus fantasías sexuales. Quizás, repasando el listado que vamos a ofrecer encuentren el momento para plantear de viva voz qué les gustaría probar en el dormitorio o dónde sea y comenzar a ver los sueños hechos realidad.

El mènage á trois ocupa los primeros puestos en el ránking de fantasías sexuales entre los señores. Uno de los clásicos, dos mujeres con un hombre en la cama, se apodera de los deseos más íntimos masculinos. Quizás ya lo hayas probado y sólo la emoción de recordarlo te excita, o quizás tienes la esperanza de probarlo algún día y alimentas el deseo pensando lo que harás cuando suceda.

Otra de las fantasías sexuales más recurrentes de los chicos es estar en la cama con su chica pero fingiendo ser otra persona. La enfermera cachonda, la mujer de la limpieza sexy o la estudiante pícara nunca fallan.

El voyeurismo también ocupa un lugar alto en el top de las fantasías sexuales de los chicos. Estos quieren ver cómo su pareja se masturba y llega al orgasmo pero sin que ella lo sepa o fingiendo no darse cuenta. La excitación mediante la contemplación de personas desnudas o realizando cualquier práctica sexual puede además desembocar en otras fantasías como la idea de tener sexo con algún extraño mientras que la pareja mira o imagina que alguien les observa.