cruising

El cruising es para más gente de la que uno puede imaginar. Se trata de una de las más excitantes fantasías sexuales tradicionalmente vinculada al mundo homosexual masculino pero que, a día de hoy, está también ampliamente extendida entre las otras posibles tendencias u opciones sexuales. ¿Quién no ha tenido alguien alguna vez el irrefrenable deseo de tener sexo con algún desconocido que con una mirada o lenguaje corporal trata de comunicar la intención de practicar sexo? Por definición, el cruising es la intención de practicar sexo con personas desconocidas en ambientes públicos o semipúblicos como parques, playas o lavabos públicos.

El cruising cuenta con el morbo añadido del proceso de seducción hacia personas con las que casualmente uno se encuentra y del riesgo que supone su práctica en esos lugares en principio prohibidos para estos menesteres. Quizás nuestra educación del «esto no se toca» o «esto está mal» sea la culpable de que encontremos excitantes este tipo de actos prohibidos y caigamos a su realización como poseídos por un alter ego por encima de estas normas morales. Y es que nos encanta saltarnos ciertas barreras impuestas ya no sólo por rebeldía, sino también por la simple curiosidad de lo que nos es desconocido.

Por eso es recomendable la práctica del cruising de una manera responsable. No deja de ser una forma más sana y directa de ligar que las actuales tan extendidas vías virtuales de los chats y páginas de citas, tan dadas al engaño como a la decepción y la frustración generadas al descubrirse la gran distancia que existe ente la realidad creada sin límites desde el ordenador y la impuesta por las limitaciones físico-psíquicas reales con las que todos contamos.

Si quieres evitar sorpresas, sal a ligar cara a cara y haz uso del cruising, pero teniendo en cuenta ciertos conceptos y precauciones básicas. Practicando cruising puedes ser víctima de un robo, ten sentido común y no confíes en nadie. Lo mejor es no llevar nada encima. Sé discreto, estás en un espacio público y no todo el mundo tiene las mismas intenciones. Se limpio y cuidadoso. Algunas zonas de cruising pueden ser peligrosas. Y, por supuesto, piensa en las enfermedades de transmisión sexual, utiliza siempre el preservativo.