pareja teniendo sexo

Si miramos hacia atrás en la Historia, podemos descubrir a nuestras espaldas  un mundo lleno de tabúes donde el sexo se llegaba a limitar a a los besos, caricias y la penetración. Afortunadamente, todo eso cambió y la cantidad de oferta en materia sexual existente hoy en día se ha convertido en algo totalmente inabarcable. Pero, a pesar de todo, la penetración sigue siendo la gran estrella de las relaciones sexuales.

La teoría está totalmente clara, la penetración es el momento en el que el hombre desliza el pene en el interior de la vagina de su pareja. Esta unión de dos cuerpos es posible gracias a la excitación que se produce en los órganos genitales. Por eso,  los preliminares son importantes a los largo de toda la relación sexual.

Las caricias desencadenan un aumento del deseo y van preparando al cuerpo para unirse, provocando la erección en el cuerpo masculino y la lubricación en la vagina de la chica. Pero, mucho más allá de todo esto, la penetración puede producirse de decenas de formas distintas.

De hecho, aunque teóricamente la penetración implica un cuerpo masculino y otro femenino, lo cierto es que hoy en día puede producirse entre dos hombres, por medio del sexo anal, o entre dos mujeres gracias a los juguetes sexuales.

La pérdida de la virginidad es un momento muy importante en la vida de cualquiera. Las ganas irrefrenables, los miedos, las grandes expectativas o las inseguridades hacen de todo esto una mezcla complicada y hay que estar muy preparado ya que algo no salga como se espera. La información en este sentido es esencial. En el caso de las chicas, la entrada de la vagina está protegida por una pequeña membrana, el himen, que únicamente desaparece al ser desgarrada con la primera penetración. Esto causa a veces una pequeña hemorragia y algo de dolor que, a veces, está más relacionado con el estrés de la primera vez que con el dolor propiamente dicho.

Hay veces que la penetración se vuelve dolorosa, particularmente para la mujer. Esto se puede deber a una falta de lubricación de la vagina, problema que tiene fácil solución utilizando lubricantes o alargando los preliminares, ya que estimulan las secreciones vaginales y aumentando la lubricación natural.