caricias, hombre, penetración

Existen muchas maneras de lograr placer a través de la penetración, desde el clásico misionero a cualquier otra postura del kamasutra que te pueda hacer vibrar. Además, existen posturas donde la penetración puede ser más o menos placentera. Por ejemplo, para aquellos chicos que tienen el pene grande se recomiendan posturas más abiertas donde se pueda introducir en la vagina sin dolor, mientras que para penes pequeños, el contacto debe ser mucho más íntimo y cercano, de manera que el pene se pueda introducir de forma total en el sexo femenino. Y, cómo no, también hay posturas que ponen el foco en el máximo placer para las chicas, como las ideales para conseguir un orgasmo clitoriano.

La penetración también puede realizarse analmente. Aunque no hace tanto, esto era un tema tabú y reservado abiertamente para las parejas homosexuales, cada vez son más las chicas que se atreven a probarlo. Al fin y al cabo, el sexo anal es otra fuente de placer. A ellos les suele gustar, ya que se produce mayor friccione entre el pene y el ano que cuando la penetración se realiza por la vagina, y a ellas, si son capaces de relajarse y con la ayuda de los lubricantes adecuados, les puede proporcionar también mucho placer al sentir a su pareja dentro de ellas en una nueva situación excitante. En cualquier caso, ambos tienen que estar seguros de probarlo y hablarlo anteriormente. Existen muchas posturas para iniciarse en el sexo anal.

Para tener una vida sexual plena y placentera dentro de una relación, no sólo la tenemos que basar en la penetración. Para evitar la rutina, hay que centrarse en los preliminares, a veces, según la situación, simplemente con algo de sexo oral o una masturbación, la experiencia puede llegar a ser mucho más placentera.

No debes sentir la necesidad de la penetración. Prueba cosas diferentes en algún momento. Anímate a practicar sexo con tu pareja fuera de la cama, seguro que buscando lugares extraños y posturas nuevas la monotonía no llegará a tu relación de pareja. Probar experiencias nuevas, sin duda, es el mejor remedio contra la rutina.