preliminares

Uno de los momentos más excitantes en los preliminares puede ser desvestir a tu pareja antes de terminar en la cama. Con más o menos ternura o con mayor o menor pasión, este momento siempre resulta estimulante para ambos. Lánzate a realizar un striptease a tu pareja, es uno de los preliminares estrella.

Deja la vergüenza a un lado, pon música sensual y comienza a quitarle la ropa mientras él te mira desde la cama. Para ellos, únicamente necesitas un aire erótico en el ambiente, una luz tenue con unas velas y un toque de alguna esencia aromática y, por supuesto, debes ser consciente de que eres  la más sexy del mundo en ese momento. Tu auto confianza conquistará a tu chico que disfrutará cómo te vas deshaciendo primero del vestido y posteriormente de la ropa interior. Es imprescindible que antes de realizar este espectacular estriptease pases por alguna tienda de lencería para comprar un conjunto con el que te sientas cómoda y espléndida. Este tipo de preliminares son los que hacen que las parejas no caigan en la monotonía.

Hay quien considera que el sexo oral no es parte de los preliminares sino que cree que, por sí mismo, se trata de un acto sexual pleno. Da igual la opinión que tengamos al respecto, estaremos de acuerdo que puede resultar el anticipo perfecto a una noche perfecta. Las principales formas de practicar sexo oral son la felación y el cunnilingus. Aunque sobre gustos no hay nada escrito, en el caso de la felación, lo más importante para conseguir que el pene esté erecto es prestar atención al glande, la zona dónde residen en mayor número de terminaciones nerviosas del órgano sexual masculino. En lo que se refiere a las mujeres, la realización de un buen cunnilingus puede hacer que tu pareja alcance el clímax. Depende de los gustos, el chico puede centrarse en estimular el clítoris o extender la estimulación a los labios o incluso la zona anal.

Considerado o no preliminares, el sexo oral puede ser una práctica recíproca. Practica sexo oral a tu chico mientras el estimula tu zona genital con su boca, lo que se llama un 69.