problemas

Continuamos con el repaso a los posibles problemas sexuales femeninos que dejamos a medias en la entrada anterior. Con ello, intentamos sacar a la luz estos posibles problemas sexuales y encontrar las soluciones pueden mejorar tu vida sexual en pareja y con ella tu estado de ánimo.

Otro de los problemas es el vaginismo o rechazo a la penetración. Se produce cuando se realiza una contracción involuntaria de los músculos del perineo y de la vagina. Aunque los órganos genitales sean normales, reaccionen perfectamente a la excitación y se pueda obtener el orgasmo mediante la estimulación correcta del clítoris, por un acto reflejo, el orifico vaginal se cierra, impidiendo cualquier penetración. El vaginismo también imposibilita el examen ginecológico, así como el uso de tampones durante la menstruación.

En el 90% de los casos los problemas de vaginismo tienen un origen psicológico, debido a un traumatismo, de miedo o fobia a la sexualidad o por bloque psicológico debido a una dispareunia severa. El objetivo de la terapia es sobre todo relajar los músculos de la vagina. Entonces la mujer debe volver a apropiarse de su sexo para volver a una vida sexual normal.

Hay muchas mujeres que sufren problemas de anorgasmia. Estas se quejan de no llegar nunca al clímax por medio de la vagina, es decir el orgasmo vaginal. en este caso no se habla de anorgasmia total o ausencia de orgasmo. Ese término se utiliza para aquellas que no conocen ni el orgasmo del clítoris no el orgasmo vaginal. La anorgasmia puede aparecer desde el primer momento en la sexualidad, pero también en mujeres más mayores a los largo de su vida sexual.

Igual que otros problemas sexuales femeninos, la anorgasmia tiene un origen psicológico. Por lo tanto, se debe tomar el camino de la psicoterapia. Tras haber encontrado el origen del bloqueo físico, deberá volver a desarrollar su sensibilidad sexual para apropiarse de nuevo de las sensaciones eróticas.

Uno de los problemas más importantes es la frigidez o ausencia total de placer sexual. El cuerpo no reacciona a ninguna forma de estimulación. Las relaciones sexuales se viven como un deber. Para este tipo de casos, un buen trabajo psicoanalítico puede proporcionar la solución para desbloquear esta situación.