punto G

¡No estamos hablando de ningún mito! Las paredes de la vagina contienen muchos puntos erógenos. Entre ellos podemos encontrar el punto G. Fue en 1944 el médico Grafenberg que dio el nombre a este punto de placer. El punto G es más o menos sensible según la mujer y debido a su potencial erótico. Una vez que lo hemos localizado, y estimulado, este punto permite acceder a un placer mucho más intenso, más voluptuosos y más largo que un orgasmo clitoriano.

El punto G se sitúa aproximadamente a unos cuatro centímetros de la entrada de la vagina, en su pared anterior y detrás del hueso del pubis. Pero como cada mujer es única, se puede encontrar justo a la entrada o al fondo. Para ayudar a tu pareja para que te proporcione placer, resulta muy interesante saber dónde se encuentra esta zona erógena. Puedes ir a su encuentro introduciendo un dedo en tu vagina. A unos 4 centímetros encontrarás una zona menos lisa, más bien rugosa. Al frotar esta zona un cierto tiempo, sentirás ganas de orinar y que la piel se hincha y endurece debido a que aumenta el flujo de sangre. Según las mujeres, esta estimulación puede resultar agradable de forma espontánea o conseguirse con el paso de la práctica.

El punto G es mucho más sensible si antes estimulamos el clítoris. Lo puedes hacer en solitario o con tu pareja. Debe ser excitado de forma más prolongada e intensa que el clítoris, en movimientos de vaivén o circulares. Si utilizas un juguete sexual, elígelo con extremos curvados o de los que te ofrecen una doble estimulación.

Existen muchas posturas que favorecen el orgasmo gracias al punto G. Por detrás, el hombre puede alcanzar de manera sencilla la parte anterior de la vagina. Si te pones encima, acostada sobre tu pareja, puedes dirigir el movimiento y la dirección del pene, para esto debes inclinarte ligeramente hacia atrás.

Ya hemos hablado de que la sensibilidad del punto G depende mucho de cada mujer, pero representa para todas una fuente de placer erótico. Se siente una sensación algo extraña, parecida a las ganas de orinar, es frecuente que las mujeres paren el movimiento durante la excitación, quedándose a poco del orgasmo. Ten paciencia.