A veces la chica se olvida de que por encima de todas las cosas, eres una mujer. Una mujer con pareja. Quizás también con hijos y una gran profesional, pero esto no debe significar que dejes de mimarte. A menudo, las mujeres cometen el error de ocuparse demasiado del resto y olvidarse de ellas mismas. Por eso, este consejo es para que huyas de la rutina diaria, ve de compras con las amigas, siéntate en un parque a leer un libro, cambia de look si te apetece. Incluso, puedes pedir cita para realizarte un tratamiento facial o corporal exclusivo. Un capricho para verte más guapa. Lo que debes hacer es algo que te devuelva la confianza y te haga recuperar lo mejor de ti misma. Será la mejor forma de controlar la ansiedad y eso, cómo no, repercutirá en tu relación de pareja. A menudo, las parejas caen en la rutina por estar demasiado metidas en el mundo de su pareja y es necesario dejar respirar la relación y para ello, lo mejor es pensar en una misma y organizar el tiempo para disfrutarlo.

Aunque parezca obvio, la comunicación es el pilar fundamental en toda pareja. Muchas veces, las mayores crisis de pareja vienen por la falta de comunicación. Según van pasando los años, a menudo ocupamos el espacio de la conversación con la televisión o con la atención exclusiva a los niños. Si notas que en tu vida de pareja se da esta situación, aprovecha una salida a cenar o un café y una charla íntima mientras los niños duermen. No sólo es el momento para que le digas lo que sientes respecto a la rutina de pareja sino que puedes aprovechar el momento para exponerle tus preocupaciones, tus éxitos o las ganas de hacer una escapada. Si los dos sabéis perfectamente lo que siente el otro, será mucho más sencillo hacer frente a cualquier problema que pueda surgir.

Los pequeños detalles son los que nunca se deben descuidar para que la rutina no caiga sobre la relación. Este tema debe ser recíproco, poco a poca la magia del inicio volverá y con ella la pasión.