Es comprensible que las posiciones de pie sean perfectas para mantener relaciones sexuales con un chico con el pene grande. En esta posición se alarga la cavidad vaginal y, además, no existirán los resbalones incómodos en el momento de la penetración. En un principio puede parecer una postura un tanto rara, pero podemos garantizar que tiene todo lo necesario para disfrutarla. En primer lugar puedes mirarle a la cara y besarle, así como sentirte rodeada por sus brazos y sentir todo su cuerpo. Por otro lado, antes de realizar la penetración, es una postura bastante excitante para jugar con tu chico, dando lugar a unos preliminares espectaculares. Además, el ángulo de penetración del pene grande de tu chico es el óptimo, pues no tendrás la sensación de que se introduzca tanto como para que te duela. Para los aventureros del sexo que se atreven a hacerlo en cualquier sitio, esta posición es perfecta.

Si te ha gustado la anterior, por  qué no pruebas la misma pero de espaldas. Como puedes ver, es básicamente lo mismo pero el chico se coloca detrás de ti, penetrando desde esa posición. En esta postura notarás algo más dentro el pene grande de tu chico. Además, desde esa posición tendrá las manos libres para estimular otras zonas erógenas de tu cuerpo. Por otro lado, esta postura le deja a él con el control absoluto por una ocasión. Lo bueno es que, como hemos dicho anteriormente, la cavidad vaginal se alarga, por lo que lo normal es que no sientas ningún dolor, sino todo lo contrario, porque es un ángulo perfecto para estimular el puntoG.

La carretilla es una postura para los que les gusta asumir riesgos en el sexo, y es que este tipo de posturas no dejan indiferente a nadie. Empieza por tumbarte en el borde de la cama. Apóyate sobre los codos y deja que él te coja de las caderas y te levante. Como puedes imaginar, tu pareja lleva el control de la situación, del grado de penetración y del ritmo. Esta postura parece un poco complicada para el chico si tiene un pene grande. Debes asegurarte de que comience de una manera suave, lenta y sensual. ¡Al menos hasta que los dos os sintáis cómodos!