pene pequeño

La práctica sexual, en ocasiones, puede convertirse en un momento incómodo cuando esperas más de lo que tu chico puede dar. En este punto deberíamos distinguir entre lo que la genética le ha dado y la actitud. Si existe buena actitud, puedes tener una vida sexual increíble aunque él haya sido dotado con un pene pequeño. En estos últimos tiempos se ha puesto de moda romper tabúes y decir que el tamaño sí importa, pero las chicas en su mayoría no están de acuerdo. Si tu chico tiene el pene pequeño, no hay motivos para que el orgasmo no siga siendo tu mejor amigo en la cama.

La experta en sexualidad y bienestar Nicci Talbot está de acuerdo con esta teoría, “muchos hombres están preocupados por el tamaño de sus penes, pero lo que realmente importa en lo que hace con él. Con un pene pequeño hay que concentrar los esfuerzos en el ángulo de penetración para conseguir el máximo placer para ella”.

El puntoG se encuentra a unos 7 centímetros y medio dentro de la vagina, así que no existe razón por la cual no debas estar totalmente satisfecha en tus relaciones. Vamos a repasar algunas de las posturas con las que puedes conseguir el máximo placer, aunque tu chico tenga el pene pequeño.

La postura típica del perrito es un clásico para conseguir el orgasmo. No sólo será placentero para la chica sino que tu chico también lo disfrutará. Él tiene la sensación de control y ella tiene la posibilidad de doblarse hacia adelante apoyando sus codos o brazos y apretar y juntar para acortar el canal vaginal para que el pene pequeño de tu chico fricciones perfectamente.

Parece una postura tierna, pero es mucho más excitante de lo que piensas. La postura de la cuchara, es una gran posición para las parejas en las que el chico tiene el pene pequeño. Lo primero es que esta postura te permite conseguir un momento muy íntimo con tu pareja, pero además, es un modo muy adecuado de alcanzar una estimulación intensa. Con esta postura el canal vaginal se estrecha, así que da la sensación de que el pene de tu pareja es más grande ya que existe mayor fricción durante el acto.