Siempre hemos oído muchos rumores sobre el sexo tántrico: relaciones interminables , masajes sexuales que controlan nuestra mente y, por supuesto, orgasmos increíbles que alcanzamos mediante técnicas de meditación. A pesar de todo los bulos que corren por ahí, muchas veces es inevitable hacerse esta pregunta. ¿Es cierto que se consigue todo esto con el sexo tántrico?

Si eres de las que sueña despierta con un mejor sexo, más intimo, que dure más y, en definitiva, mucho más placentero, quizás las técnicas de sexo tántrico sean la manera de cumplir tus expectativas sexuales.

El secreto del sexo tántrico reside en una serie de técnicas para prolongar el éxtasis sexual y mejorar los niveles de satisfacción, pero vamos a la parte práctica: el foco no está en ti. El Tantra cree que para llegar al clímax de la excitación sexual de forma natural, el centro debe ser el interior de tus deseos sexuales.

Los amantes deben mirarse mutuamente mientras están en la cama. Esto los puede llevar a experiencias sexuales de las más intensas. Una de las formas más rápidas para aumentar el placer sexual es mirar a la pareja a los ojos, intentando adivinar qué siente y observando cada detalle que lo hace especial. Es probable que la risa se apodere de vosotros al principio pero, con el paso del tiempo, os iréis acostumbrando. Puedes incluir el intercambio de miradas en vuestros preliminares, pero recomendamos que lo hagáis en el momento en el que alcacéis el orgasmo. Además de una experiencia sensual será un momento mágico. Es una de las mejoras formas de practicar sexo tántrico.

Uno de los puntos más importantes en el sexo tántrico es explorar la sexualidad de tu pareja mediante el juego y las caricias sobre los cuerpos. Esta forma de sexo se centra en sentir el tacto de la otra persona, los que el importante para llegar al orgasmo. Eso sí, hay que estar totalmente concentrado en lo que estás haciendo para llegar al resultado adecuado: intenta no pensar en otras cosas que no sean el aquí y el ahora con tu pareja.

El mejor consejo para practicar sexo tántrico es centrarte en saber qué es lo que quieres de tu pareja y cómo vais a lograrlo. Por eso, debes ser consciente de las zonas de tu cuerpo en las que estás acariciando a tu pareja y sobre todo saber cuál es tu intención.