Los gatillazos no siempre significan falta de apetito sexual. Con mucha facilidad sacamos conclusiones ante estos desafortunados momentos que sufren los hombres en ocasiones. La mayoría de las mujeres piensan que su pareja ya no les desea. Pero existen otras muchas razones que pueden explicar este tipo de situaciones en los hombres. No hay que darle más importancia que la que tiene, porque es algo que le ha pasado a un 42% de los hombres alguna vez en su vida. Es estrés, el cansancio acumulado, las preocupaciones, incluso la timidez, pueden ser algunas de las causas. Existen tantas explicaciones posibles que se demuestra una vez más que el funcionamiento sexual masculino no es un funcionamiento mecánico.

Los hombres se deleitan mirando las espléndidas mujeres retocadas que aparecen en las revistas o en la televisión, pero no es todo lo que ellos buscan en una mujer. Ellas también se fijan en la apariencia física, pero también cuentan otras cosas como la forma de ser, el sentido del humor, la elegancia, el trato y muchas cosas más. La belleza es sólo una cualidad más. Además, ellos no son idiotas y saben perfectamente que las modelos de las revistas no son un reflejo de la realidad. No es extraño escuchar cómo más de uno dice que las prefiere naturales y que se encuentren bien con ellas mismas. Poco les importan las medidas.

Algunos son románticos y otros no. Es cuestión del carácter y no del sexo. Pero, desde hace algunos años, hay una cierta tendencia en volver al hombre sensible. Así que decimos adiós al macho y damos la bienvenida a las buenas maneras y a la galantería. Hoy en día encontramos varones que muestran con mayor facilidad sus sentimientos.

No a todos los hombres les gusta la felación. No se sabe de dónde proviene este mito, quizás del porno, pero las mujeres creen y a menudo se equivocan, que para ser una amante digna hay que practicar de forma regular la felación y llegar al final. Hay que saber que únicamente al 64% de ellos les encanta esta práctica sexual.

Y, por último, no todos los hombres son iguales. Existen similitudes en los comportamientos masculinos, pero no quiere decir que todos sean egoístas e independientes. Los hay románticos y sensibles deseando encontrar una pareja. Lo importante es no centrarse en las malas experiencias vividas o que te han contado.