lubricantes intimos

Es aconsejable utilizar los lubricantes íntimos en casos de sequedad vaginal. Este sustituye al mecanismo de lubricación natural y permite encontrar sensaciones agradables en el momento del coito. Además, incluso en los casos en los que no haya tal sequedad vaginal pero que el pene de la pareja sea de gran tamaño o la vagina muy estrecha, los lubricantes íntimos son una manera muy acertada de prevenir los dolores poscoitales.

Por otro lado, como hemos comentado en otras ocasiones, los lubricantes íntimos son un aliado perfecto para la penetración anal, ya que aunque causa placer, el ano es una zona que anatómicamente no está preparada para la penetración, por lo que, aunque se pueda excitar y dilatar, no tiene función lubricante.

También está recomendada la utilización de los lubricantes íntimos con los juguetes eróticos y otros objetos, ya que el gel lubricante proporciona un contacto más suave y permite la irritación causada por una utilización prolongada. Pero es importante saber que no se deben utilizar geles a base de silicona con los juguetes eróticos de silicona. Son totalmente incompatibles. En caso de duda, siempre debes optar por un gel a base de agua.

Fáciles de utilizar, los lubricantes íntimos se pueden convertir en un juego adicional de vuestros preliminares. Basta con colocar una pizca de gel en la entrada de la vagina, ano o pene o incluso en el sex toy justo antes de la penetración y jugar con los dedos para extenderla bien. Cuidado si lo usas con un preservativo, demasiada cantidad puede hacer que el látex escura demasiado y puedes perderlo.

Igual que los preservativos, la selección de lubricantes íntimos responde a todas y cada una de las necesidades de los usuarios. La mayoría de los geles tienen una base de agua, no se pegan, no manchan, inodoras y se limpian con mucha facilidad. Sin embargo no se pueden usar en la bañera o ducha ya que se disuelven en el agua.

Para los juegos en el agua es mejor utilizar lubricantes íntimos a base de silicona.

Si quieres variar el placer y las sensaciones, utiliza tu imaginación. Para subir la temperatura templa el lubricante durante unos segundo entre las palmas antes de aplicarlo. Para lo contrario, si quieres dar un escalofrío de placer, deja el tubo en un lugar frío durante unas horas antes de la relación.

Existen lubricantes íntimos de todo tipo, espesos, efecto frío o calor, para retrasar la eyaculación, incluso con diferentes efectos sobre el hombre y la mujer, haciendo que a ellas se les acelere el orgasmo y a ellos se les retrase, intentando conseguir algo tan deseado por muchas parejas, la simultaneidad en el orgasmo.