Una encuesta realizada sobre mujeres en edad de mantener relaciones sexuales revela que prácticamente el 75% de las mujeres ha disfrutado de orgasmos gracias al cunnilingus. Y es que si las felaciones son importantes para ellos, el sexo oral es prácticamente imprescindible para ellas: casi el 90% de las parejas que han respondido la encuesta asegura usar la lengua muy a menudo. El sexo oral necesita amor y mucha pasión, además de saber cómo funciona el cuerpo de vuestra amante. Todas las mujeres se excitan de forma distinta porque tienen diferentes grados de sensibilidad en las zonas erógenas. Por este motivo, no hay sólo una única forma de hacer un buen cunnilingus. Y, además, también es una buena manera de reavivar una relación dormida. Vamos a recomendar varias técnicas en función del tipo de excitación. Averiguad en cuál os encontráis mejor con la pareja.

Para las chicas que tienen una  extrema sensibilidad en sus zonas erógenas. Consiste en que la pareja se convierta en un pulpo que acaricie con suma delicadeza, mientras, finalmente,  juega con la lengua desde los labios vaginales hasta clítoris. A la vez, puede acariciar tus pezones  o una vez la lubricación sea la suficiente alternar movimientos circulares con los dedos y la lengua. Este tipo de cunnilingus se denomina del octópodo cortés.

Cunnilingus con succión. La pareja se tiene que transformar en la ventosa del octópodo. Y es que existen mujeres que necesitan presión y movimientos rápidos alrededor de la vulva, pero, ante todo, sobre la zona de su clítoris. Es bueno alternar con succiones, absorbiendo labios sobre labios y deslizando intensa pero lentamente la lengua. Esto producirá que la excitación continúe alta y la pareja no se canse tan rápido. En este caso es muy recomendable introducir un dedo, un pequeño juguete sexual en forma de vibrador o dejar puesta una o un par de bolas chinas, mientras su boca juega con el punto externo más preciado de su chica. También estamos en disposición de conocer la eyaculación femenina, e incluso el squirting, si a la pareja no le importa.