fetiches

Aunque no sea fácil de creer, la cantidad de personas que desconoce qué son los fetiches supera en mayoría a quienes sí saben algo del tema. Los fetiches son una práctica sexual en la que se puede llegar al orgasmo sólo viendo o sintiendo alguna parte del cuerpo en específico, con un objeto o hasta con una prenda de ropa. Cada quien tiene sus gustos diferentes y en el sexo, también. Quienes suelen tener fetiches son los hombres. Los sexólogos han afirmado que existen más de 100 tipos diferentes. Muchos creen que el fetichismo es un trastorno patológico. Pero lo cierto es que es una práctica sexual plenamente inofensiva, mientras no se intente lastimar a una persona o nosotros mismos.

A muchos les gusta llegar al clímax teniendo sexo con hombres o mujeres. Los hay también que les encanta tener fantasías con objetos y luego solos la materializan. Aunque existen algunos fetiches que son realmente extraños. Incluso para aquellos que aceptan esta actividad como algo realmente normal en la vida de una persona.

Increíblemente existen personas que pueden llegar a excitarse y hasta llegar al orgasmo admirando partes de algún cuerpo que han sido amputadas. O quizás a personas a las que les falte alguna parte del cuerpo. A estos fetiches se les denomina acrotomofilia.

Otros de los fetiches más extraños es la excitación por lo sucio de una forma literal. Lleva el nombre de salirofilia, y es todo lo contrario a bañarse u oler bien. En el caso de las mujeres, les gusta el maquillaje corrido y en algunos casos, denigrar a su pareja.

Aunque la agalmatofilia, sentir placer por los maniquíes, es bastante común dentro de los tipos de fetiches. Existen otras personas que ven realmente sensuales a las estatuas.

Otro de los fetiches más surrealistas es “ursusagalamatofilia”, que son personas que deciden vestirse de peluches o a sus parejas. Unos optan por buscar alguna pareja que tengan cierto parecido con estos juguetes para copular.

Muchas personas temen a los insectos y otros se excitan con ellos. Este es uno de los tantos fetiches y se llama formicofilia. No es otra cosa que sentir placer sexual por tener muchos insectos, caminando por tu cuerpo mientras tienes sexo.