hombres

Aunque tanto para hombres como para las mujeres los preliminares son una de las partes más divertidas de la práctica del sexo, no hay duda de que alcanzar el clímax y tener un orgasmo es el propósito del juego. De ahí que muchos hombres intenten aguantar el máximo tiempo posible. El objetivo es asegurarse que la pareja también obtenga placer durante e incluso después.

Pero, ¿por qué sólo un orgasmo? No sería mejor poder tener varios? ¿Han pensado alguna vez cómo sería el sexo si los hombres también fueran multiorgásmicos? Atentos porque la leyenda urbana puede convertirse en realidad.

Mientras muchas mujeres son capaces de disfrutar de varios orgasmos durante los juegos previos al coito. Los hombres no llegan a la explosión de placer hasta que no eyaculan. Y una vez alcanzado el éxtasis, necesitan un tiempo para recuperarse.

Según Jim Larkin plantea en Frontiers, es posible disminuir el periodo refractario masculino. Ese espacio de tiempo que necesitan los hombres para recuperar la erección y poder alcanzar el clímax varias veces durante el mismo coito.

La mayoría de las mujeres tienen periodos refractarios muy cortos o inexistentes, debido a esto pueden lograr orgasmos múltiples. La clave para obtener orgasmos repetitivos en los hombres consiste en alcanzar el clímax sin eyacular. Para esto existen varias técnicas.

Justo antes de la pubertad, los niños carecen de períodos refractarios, en ese momento están técnicamente capacitados para experimentar orgasmos múltiples. Sin embargo, esta situación termina en los adolescentes cuando tienen su primera eyaculación. Es posible conseguir el multiorgasmo en adultos. En primer lugar, hay que destacar que los hombres que llegan al orgasmo sin eyacular. Por norma general, tienen potencial de alcanzar clímax ininterrumpidos de manera consecutiva.

Aunque todavía existan muchos hombres heterosexuales reacios a que se estimule su zona anal, la estimulación de la próstata por la zona anal ayuda a conseguir orgasmos mucho más intensos. Durante las relaciones sexuales, acariciar y no perder de vista la zona de la próstata. El punto G del cuerpo masculino, ayuda a los varones a alcanzar este tipo de orgasmo múltiples y con diferentes intensidades.