Aunque la pareja haya encontrado la situación en la que se encuentra cómoda en las relaciones sexuales, repetir el mismo ritual en cada encuentro puede resultar de lo más aburrido. Es posible que alcancemos orgasmos, pero no son cada vez más intensos. Es necesario innovar para saber qué puede o no funcionar. Por supuesto, cerrando las puertas exclusivamente a prácticas sexuales que sepamos a ciencia cierta que van a resultar a nivel físico o mental.

Si tu pareja es capaz de confesarte alguna de sus fantasías sexuales que le gustaría realizar, en lugar de tu cara de “¿pero qué me estás contando?”, piensa en ello. También es recomendable que sean ellas quienes propongan algo de vez en cuando.

La mayoría de las mujeres tienen su primer orgasmo en solitario. A diferencia de los hombres, alcanzar el clímax durante las relaciones sexuales no es un proceso fácil para ellas. Deben descubrir dónde y cómo tocar para disfrutarlo. Y como todo trabajo de aprendizaje, la masturbación tiene sus beneficios a medio y largo plazo. Prácticamente el 95% de las mujeres que se masturban alcanzan el orgasmo.

Es muy probable que una mujer que nunca se haya masturbado, no haya tenido un orgasmo en su vida. Muchas evitan esta práctica por vergüenza y por falta de intimidad. El esfuerzo de buscar unos minutos para experimentar con sus genitales y localizar las zonas de placer tiene sus recompensas. Es imprescindible hacernos un mapa sexual individual. Aprenderemos el camino al dedillo, para saber guiar a nuestras parejas durante nuestras relaciones sexuales.

Es muy habitual e incluso las mujeres no lo admitirán, pero el hecho es que casi siempre son los hombres quienes demandan sexo. Sin embargo, sentirse poderosas, atractivas o sexys al sentarse de pronto sobre ellos en el sofá, puede conducir a relaciones sexuales muy placenteras y lujuriosas. Esperar en la cama a que se nos echen encima es lo de siempre.

El sexo rutinario y monótono mata la pasión. Iniciar las relaciones sexuales cuando no es lo normal, puede aumentar la libido para ambos. Es conveniente dar el primer paso tan a menudo como sea posible.