sexo oral

¿Crees qué lo sabes todo sobre el sexo anal? Seguramente has oído y leído mucho sobre el tema pero es una práctica sexual compleja. Puede que tengas algunas dudas sobre cómo practicarlo. Conocer sus riesgos e incluso de dónde procede este hábito sexual. ¿Quieres conocer algunas de las curiosidades que rodean el sexo oral?

Como sabrás el sexo oral es la estimulación de los órganos genitales del hombre y la mujer. Con la felación y el cunnilingus respectivamente, la estimulación es más directa que en otro tipos de encuentros amorosos. Por ello, hay muchas personas que prefieren este tipo de práctica a otro tipo de hábito sexual como preliminar. Si tu eres una de estas personas, sabrás que es imprescindible practicarlo de manera responsable y sensual.

Vamos a contar  algunas curiosidades sobre el sexo oral.

Hace unos años, el conocido actor Michael Douglas admitió que su cáncer de garganta se debía al contagio por el virus del papiloma humano. Este virus lo contrajo después de practicarle sexo oral a diferentes mujeres. Su caso no es el único.

Por eso hay que ser precavido a la hora de practicar sexo oral. Lo cierto es que entre un 5 y un 40% de los casos de este tipo de tumor estaría provocado por el virus del papiloma humano. Tampoco podemos asociar este virus solamente con las relaciones esporádicas. El contagio puede darse dentro de una relación estable. Tanto hombre como mujeres pueden portar este virus de forma asintomática, es decir, sin saber que portan la enfermedad.

Por ello te aconsejamos a que goces del sexo oral pero con precaución. Según la Encuesta Nacional de Salud Sexual, elaborada por el Ministerio de Sanidad, al 38% de los hombres les habrían realizado un felación en los últimos 12 meses. Casi un 10% más que las mujeres que dicen haber recibido un cunnilingus en el último año.

Esta misma encuesta revela que un 33% de los hombres practicó sexo oral a otra persona en el último año. En el caso de las mujeres fueron el 28% las que lo hicieron. Los datos mostraban que este tipo de encuentros son una práctica muy común entre los adolescentes como un primer acercamiento al sexo.