senos

Tanto las mujeres como los hombres tienes senos. En nuestra cultura parece que se han convertido en un símbolo poderoso de feminidad y un elemento principal de la sensualidad femenina. A menudo sirven de recurso en la publicidad para llamar la atención. Podría decirse que en nuestra sociedad los senos de las mujeres han adquirido el mismo papel exagerado que el pene en los hombres.

Pero, ¿por qué esta parte del cuerpo femenino llama tanto la atención en los hombres? No en vano es una de las zonas donde primero ponen sus ojos. ¿A caso son un símbolo de fertilidad? ¿Se relaciona evolutivamente el que los senos grandes sean más atractivos con la amamantación y con mayor fertibilidad? El tamaño de los pechos o la turgencia de los mismos no tiene relación con la eficacia en la lactancia o en la producción de leche. Existe una teoría que dice que la mayoría de los primates mantienen relaciones de espaldas y no de frente. Esta teoría sugiere algo así como que los pechos más grandes imitan mejor el trasero femenino.

Otras teorías insisten en que la obsesión por los senos de las mujeres tiene una base neurológica basada en el vínculo que se forma entre la madre y el hijo a través de la lactancia. Esta relacionado con la oxitocina, neurotransmisor que participa de manera importante en este proceso y que podría intervenir también en la creación del vínculo amoroso.

Existan o no bases biológicas en el papel de los senos como elemento sexual. Lo que está claro es que la sociedad y la cultura en la que vivimos ejerce un poder aún mayor. En la sociedad actual está mal visto amamantar en público. Pero a la vez utiliza imágenes de pechos para llamar la atención en su publicidad. Este hecho influye necesariamente en esa sexualización de los pechos.

Sin embargo, los senos son algo más que un adorno femenino. También tienen la función biológica de dar de mamar. Aunque está claro que no todas las mujeres deciden pasar por la experiencia de ser madres. O tampoco deciden dar el pecho a sus bebés.