senos

Existe una relación entre la excitación sexual y los senos ya que los pezones responden a esta poniéndose eréctiles. Las mujeres como los hombres tienen una gran cantidad de vasos sanguíneos y nervios en los pezones. Por este motivo, esta zona para muchas personas puede resultar muy erógena. aunque también es cierto, que no a todo el mundo le gusta que se les estimulen o pueden tener los senos muy sensibles. Deberíamos hacerlo con mucho cuidado.

La relación entre los pechos y la sexualidad es evidente, no en vano existen algunas prácticas que incluyen esta zona del cuerpo. Por ejemplo, la masturbación del pene con los senos. Los científicos afirman que el hombre es el único mamífero que se siente atraído sexualmente por las mamas femeninas. Y además, somos la única especie en la tierra que los acaricia durante el sexo.

Los senos varían mucho en forma y tamaño de unas personas a otras. Existen pechos de muchos tipos: grandes, pequeños, con areolas claras, más oscuras. Además, un seno puede ser  visiblemente más grande que el otro. Es sabido que las personas no somos simétricas y estas diferencias entre los dos pechos suelen ser más evidentes durante el desarrollo. Sin embargo, esta sociedad se empeña en que todas las tetas sean iguales, grandes y bien elevadas. Por lo que cada vez son más habituales las operaciones de cirugía estética de este tipo.

Los senos están formados por una capa de grasa, el pezón y la areola. Que es el tejido más oscuro de piel que redondea el pezón. Interiormente se encuentran las glándulas mamarias aunque genéticamente poco desarrolladas.

Al hablar de los senos no se puede dejar de lado el cáncer de mama ya que es el más frecuente entre las mujeres. cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos. La detección precoz es fundamental para el tratamiento de este tipo de cáncer. Aumentando de esta manera las posibilidades de recuperación. Actualmente no existe verdadera conciencia acerca de la importancia de la autoexploración mamaria. Algo que podría salvar muchas vidas.

Es necesario que las mujeres aprendan a observar y tocar sus senos a menudo, y estén atentas a cualquier variación. Pero también es importante recordar que los hombres pueden padecer este tipo de cáncer, aunque sean menos frecuente.