El fetichismo consiste en adorar o rendir culto a algo. En el sexo podemos hablar en un aumento del deseo sexual con la presencia de un objeto, una parte del cuerpo o por estar en una situación concreta, siempre y cuando no sean los propios órganos sexuales. El fetichismo es otra de las variadas formas de aumentar el placer. Muchas personas se sienten afines a una parte del cuerpo concreta. Tanto verla como tocarla les produce excitación sexual.

Esta práctica tiene muchas maneras de presentarse. El fetichismo puede ser también hacia olores y sabores concretos relacionados con el sexo.

El fetichismo no tiene límites. Te puedes sentir atraído por cualquier cosa. Todo puede ser objeto de fascinación, de adulación y de excitación. Lo habitual es sentir atracción por materiales como el látex, prendas de encaje o ropa interior. También partes del cuerpo como piernas, senos o culos. Incluso hay personas que sienten esta forma de fascinación hacia mujeres embarazadas, obesas o personas mayores.

Dentro del arte también hemos podido verlo, el fetichismo se encuentra a menudo porque un alto número de artistas plasman sus gustos u obsesiones en sus obras. Luis Buñuel, y su fascinación por el pie de la mujer que aparece en muchas de sus películas.

El fetichismo puede ser hacia objetos sexuales sin los que la persona es incapaz de sentir excitación. Muchos de ellos son juguetes sexuales que, aunque no son siempre necesarios, es divertidos probarlos.

Existen también parafilias y otros tipos de fetichismos. La parafilia es la atracción por un objeto que resulta esencial para la excitación sexual. Una persona no puede mantener relaciones sexuales sin este objeto parafílico. Dentro de esta práctica existen un montón de tipos.

Siderodromofilia: ser excitado por los trenes.

Brontofilia: ser excitado por las tormentas.

Agalmatofilia: ser atraído por maniquíes desnudos.

Pigmalionismo: fetichismo por las estatuas.

Si te produce curiosidad y quieres probar con algo de fetichismo por el BDSM, siempre puedes inspirarte con algunas de las posturas basadas en la novela Cincuenta Sombras de Grey. Si todo esto te parece muy atrevido para ti y quieres probar algo más sencillo y suave. Comienza por hacer el amor atado. Una sensación única.