bolas chinas

Las bolas chinas, no tienen su origen realmente en China, a pesar de su nombre. Son de Japón, aunque no existen evidencias fiables. Las bolas chinas son un mecanismo formado generalmente por dos esferas, unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene cuando la mujer camina.

La vibración que produce el choque de esta bolita contra las paredes de la vagina provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean. De esta manera aumenta el riego sanguíneo, la lubricación y el tono muscular. Hay mujeres que notan de manera perfecta cómo vibra la bolita dentro de la esfera que la contiene cuando se mueven llevándolas puestas. Otras que tienen debilidad en sus músculos o a la posición de las bolas no notan nada. Es normal y puede ocurrir, esto no significa que no estén siendo eficaces. La eficacia de las bolas chinas para mejorar el tono muscular se basa en:

Una pequeña bolita en el interior que choca contra las paredes de la vagina, que pueden llegar a sentirse o no. El movimiento necesario que la mujer haga, para que esta bolita se mueva y choque contra las paredes. No tiene sentido ponerte unas bolas chinas y tumbarte a leer un libro.

Las mejores bolas chinas son aquellas que mejor se adaptan al cuerpo de la mujer y a sus necesidades concretas. Como hemos comentado hasta ahora, en principio, cualquier mujer adulta sana con un mínimo de fuerza en su suelo pélvico puede usarlas.

La medida normal de las bolas chinas está cerca de los 35 mm. aunque podemos encontrarlas más pequeñas y pesadas. Lo mejor es empezar con un tamaño grande y un peso menor.

Si comienzas con unas bolas chinas que pesen demasiado y se salgan con facilidad sólo conseguirás frustrarte y abandonar. En el mercado existe gran variedad de marcas con diferentes tamaños.

La silicona está ganando terreno ya que supone una garantía de higiene. No provoca irritaciones ni alteraciones dermatológicas. Hay que prestar atención al cordón de las bolas chinas, no debe ser de hilo por la misma razón.