pene

Las mujeres en ocasiones tienen ideas confusas sobre el pene. Conocerlo mejor permite entender y vivir la sexualidad de forma mucho más satisfactoria con su pareja. El pene y su anatomía resulta un auténtico misterio para las mujeres. Descubre algunos elementos que te permitirán conocer mejor el órgano sexual masculino.

Todos los hombres se lo han medido alguna vez. Para asegurarse si es normal y si puede satisfacer a su pareja. En estado de reposo, al amyor parte de los penes miden entre 7,5 y 10,2 cm por un diámetro de 3,2 cm. Esta talla no es proporcional a la talla del hombre. En erección, el pene mide generalmente entre 12 y 17 cm de longitud por algo menos de 4 cm de diámetro. La longitud en erección no es proporcional a la longitud en estado de reposo.

La forma del pene varía de unos hombres a otros. Este suele ser un poco curvo. Y la mayor parte de las veces tiende a ir hacia la derecha o la izquierda.

El pene está compuesto de tres cuerpos eréctiles. Dos cuerpo cavernosos y un cuerpo esponjoso. Los dos cuerpos cavernosos, dos cilindros en el dorso del miembro se endurecen y se hinchan en erección. Son los que aportan la rigidez. El cuerpo esponjoso, un cilindro situado en la parte inferior del miembro, se hincha durante la erección, pero sin estar rigido. Es el que da flexibilidad al miembro, y le permite adaptarse a la talla de la vagina.

El glande está situado en el extremo del pene y está constituido por tejido esponjoso. El glande es normalmente más grueso que el cuerpo del miembro, y es una extensión del cuerpo esponjoso. Su superficie lisa está plagada con innumerables terminaciones nerviosas. El glande es extremadamente sensitivo al tacto, particularmente alrededor de su borde.

El prepucio es una piel fina que cubre el glande cuando el pene se encuentra en estado de reposo. Dejándolo al descubierto durante la erección. En los hombres circuncisos, el prepucio ha sido cortado quirúrgicamente.

La erección masculina es un fenómeno natural que puede tener lugar en cualquier momento del día. La erección consiste en una relajación de las arterias del pene. Las arterias se dilatan y aumenta el flujo sanguíneo, entonces el miembro se hincha. Llaga más sangre que la que sale y ello provoca la erección.