Beso negro o anilingus cualquiera que sea el nombre que se le dé a la práctica de besar, lamer, estimular y tocar el ano con alguna parte de la boca. el nombre noo disminuirá el carácter polémico de una opción privada. Tampoco impedirá que mucha gente siga practicándolo, aunque en público lo niegue. Si pensamos en alguna práctica sexual tabú, seguro que se nos ocurre más de una. Pero sin duda el anilingus o beso negro estarán en lo alto de la lista. Es una de las prácticas que más controversia genera. Pero a la vez también es muy placentera si se hace con higiene, con confianza y sobre todo, si se hace bien.

El sexo cada día puede resultar una diferente aventura. Para muchas parejas termina siendo una práctica monótona donde siempre se hace lo mismo, en el mismo lugar en de la misma forma. Pues existe vida más allá. El anilingus, también llamado beso negro. No sólo puede ser una práctica muy placentera sino que también es un excelente preliminar del sexo anal.

El anilingus o beso negro es una práctica sexual en la que entran en contacto la boca y el ano. Se trata de utilizar los labios o la lengua para estimular esta zona de la pareja y alcanzar un enorme placer. Dicho placer se obtiene gracias a las innumerables terminaciones nerviosas que existen en la zona. Estas sensaciones producen un cosquilleo placentero parecido al de la felación o el cunnilingus.

Esta práctica también puede resultar desagradable para muchas personas por razones obvias. También puede resultar placentera si se hace dentro de un marco de confianza y respeto mutuo en la pareja. Es fundamental la comunicación en ese sentido, ya que no es algo demasiado habitual en las relaciones sexuales. Puede darse el caso que una de las dos partes de la pareja no esté muy a favor de practicar o de probar. Es muy recomendable desmitificar los riesgos que le achacan. Si existe una total higiene y confianza, no entraña mayor riesgo que cualquier otra práctica sexual realizada con preservativos. Si no es con alguien de total confianza te recomendamos no practicarlo.