sexo

Todos sabemos cómo hay que hacerlo, se baja la luz, fuera ropa y al tema. Hasta aquí todo bien. Pero de ahí a conseguir el mejor sexo posible hay un gran trecho, así que comenzaremos por los principios básicos. Además de las posturas habituales y los consejos elementales que se aprenden en la adolescencia, existen algunos trucos que te servirán para catapultar tu habitación hacia un completo laberinto de pasiones. ¿Has pensado alguna vez en el sexo como en los video juegos? Puedes pasar de nivel o quedarte estancado en el nivel 1 siempre. Aquí exponemos algunas claves para mejorar la práctica sexual diariamente.

El lunes es un buen día para abrir la mente. Comenzamos la semana con aires nuevos. La diferencia entre tener sexo y tener muy bueno es que para el bueno es necesario abrir la mente y despojarse de clichés y estereotipos. Por eso antes de disfrutar una sesión de amor con tu pareja debes dejar cualquier prejuicio fuera de la habitación.

Igual en el amor como en la guerra en el sexo todo vale. Que no te importe lo que diga o haga la gente. si los dos disfrutáis física y emocionalmente, entonces no te dejes influenciar por lo que digan por ahí. No juzgues. si lo haces lo único que conseguirás es que tu pareja no vuelva a sugerir nada nuevo. Caerás en la rutina más aburrida en menos que canta un gallo.

Practicar sexo de calidad no depende sólo de las posturas y la destreza de cada uno. Existen otros factores que influyen. El martes es un buen día para tener confianza en ti mismo. No existe nada más sexy que la confianza. Actúa como si estuvieras segura de ti misma incluso aunque tengas dudas. Es la única manera de experimentar, así que no te avergüences. Trabajar un poco la confianza en la otra persona también funciona muy bien en la cama. Si eres de las personas que ceden el testigo y se deja hacer, prueba a coger las riendas esta vez. Toca a tu pareja antes de que empiece él. Elige las posturas en las que tú domines la situación y enséñale que es lo que más te gusta.