Con un poco de fortuna habrás experimentado este incomparable placer en muchas ocasiones. Pero, ¿qué sucede exactamente en el cuerpo y la mente para que se produzca un orgasmo? El orgasmo es sinónimo de placer sexual, una sensación tan placentera que solamente los que la han experimentado pueden entenderla. En ocasiones llega lentamente y otras con mucha velocidad, pero siempre dura menos de lo que nos gustaría.

orgasmo

orgasmo

¿Te has pregunta en alguna ocasión de dónde viene esta ola de placer inconmensurable? ¿Qué es lo que sucede durante el orgasmo en nuestro cuerpo? vamos a realizar un análisis de este fenómeno psíquico que tanto disfrutamos.

Las manifestaciones físicas de nuestro cuerpo durante el orgasmo son bastante sencillas de reconocer y varían, sobre todo, según el sexo:

En el hombre la eyaculación y contracción de los músculos del perineo.

En la mujer el clítoris se contrae, la vagina, el perineo y el útero se contraen y los pezones se erizan. Algunas mujeres también pueden segregar un líquido blanquecino durante el orgasmo. Además, últimamente está más de moda que nunca el squirt, otra manera de eyacular algo más difícil de conseguir pero igualmente muy placentera.

En los dos casos el ritmo cardíaco se acelera y los vasos sanguíneos se dilatan. El placer físico tiene como resultado el secreción de endorfina, la hormona que aporta una sensación de relax y bienestar. Así que ya sabes, incluso estando sola, este es un motivo más que suficiente para experimentar un orgasmo. De hecho, conocer tu propio cuerpo te ayudará a disfrutarlo mucho más.

Por norma general, un orgasmo suele producirse gracias a la estimulación de zonas erógenas. Las caricias preliminares, cunnilingus, felación, masturbación o penetración. Sin embargo, el mundo de las fantasías sexuales es muy variado y cada persona es diferente, por lo que llegar al clímax puede resultar una experiencia muy diferente según de quien se trate. También se puede producir en otro tipo de circunstancias algo inusuales, como por ejemplo, mientras estamos dormidos. En cualquier caso, conseguir el éxtasis es relativamente fácil.

La mejor forma de disfrutar de un buen orgasmo es conociendo bien nuestro cuerpo.  Existen muchos puntos que estimulados perfectamente se llega directamente al séptimo cielo.