tercera edad

Los avances médicos de los últimos años han podido darle una vida considerablemente mejor a las personas de la tercera edad. Cada vez más va quedando atrás la vieja idea de que los adultos mayores no podían mantener relaciones sexuales. Para dar lugar a mayor información acerca de cómo disfrutar en plenitud del sexo en la tercera edad.

Hasta hace muy poco, la tercera edad era una etapa desgraciada. Una especie de limbo al que eran enviadas las personas que ya no tenían nada que hacer en este mundo. Mientras llegaba la última hora, tomaban el sol en los bancos de los parques o se ponían a las ordenes de sus hijas o nueras.

El libro «Amor y Sexualidad en las Personas Mayores», de la psicóloga chilena Ana Vásquez Bronfram, sostiene que el tema del sexo en la tercera edad sigue siendo tabú en pleno siglo XXI. A través de una serie de entrevistas, revela que los mayores de 60 años no sólo quieren sexo. Además, lo tienen y es parte fundamental de sus vidas. Abundan las razones por las cuales el sexo puede y debe mantenerse en buenas condiciones a medida que envejecemos.

En la tercera edad se pierden muchas inhibiciones y se siente la necesidad de gozar con libertad del sexo. Temas que quizás se mantuvieron ocultos en la juventud. En este periodo también se puede experimentar la sensación de que el tiempo se escapa y que es la oportunidad de hacer lo que nos plazca. Siempre y cuando no moleste a otras personas.

La intromisión en nuestro tiempo e intimidad que suponen los niños o las rutinas diarias, han quedado atrás. Se tiene más tiempo y energía para dedicar al sexo. En las últimas etapas de la vida, en la llamada tercera edad, ha llegado el momento de hacer todo con más lentitud y de saborear los mejores momentos del sexo.

Tanto el hombre como la mujer están capacitados para mantener una vida sexual sana y llegar al orgasmo. La tercera edad es una época donde se puede dar rienda suelta a la imaginación. Para disfrutar plenamente del sexo y los juegos sexuales. Hay que fomentar la comunicación e intentar ser creativos. Huir de la monotonía es fundamental para asegurar una larga y plena vida sexual.