Una de las fantasías más habituales de las mujeres es la de participar en un trío. Seguiremos estos útiles consejos para descubrir cómo disfrutar de la doble penetración al máximo y alcanzar el clímax en cada experiencia. Evidentemente, no todas las mujeres tienen la oportunidad de hacerlo realidad. Por eso, en ocasiones recurrimos a los consoladores dobles para recibir placer anal y vaginal. Ya sea que planees estar con dos chicos o que disfrutes junto a tu pareja o en la soledad de los juguetes sexuales. Muchas veces la industria del porno nos condiciona a ver el placer de una manera. Y cuando llevamos estas prácticas a la realidad resultan de una forma muy distinta. La doble penetración no es la excepción y es que para disfrutarla al máximo es bueno poner en práctica algunas medidas.

Lo primero es que debemos entender que hay tres formas de cumplir esta fantasía. Con dos hombres a la vez. Con tu pareja y un consolador anal y tu sola usando un consolador doble que estimule ambos puntos. Cada una optará por lo que más le complazca. Pero es importante que antes de hacer la doble penetración con dos hombres haya vivido la experiencia masturbándose con su pareja y un consolador.

Si optamos por la doble penetración con consoladores es importante elegir la manera adecuada. Es importante recordar que el ano no lubrica y que ya sea con dos hombres, con tu pareja y un juguete o únicamente con un juguete, lo recomendable es usar lubricante para las penetraciones anales.

La doble penetración es ideal para las mujeres que disfrutan del sexo vaginal y del anal. Pero para conseguir esta sensación es importante estimular correctamente el ano, así al ser penetrada se incrementa el placer.

El buen sexo anal y el encuentro con doble penetración puede ser altamente satisfactorio. Pero requiere de cuidado, atención y estimulación de ambos puntos. Este tipo de sexo no lo podemos practicar en un momento en el que deseamos sexo rápido. Al contrario si quieres disfrutar de esta práctica has de hacerlo con mucha calma y viviendo intensamente cada sensación. La rapidez puede acabar en un encuentro poco satisfactorio.