Siempre hay una primera vez para todo. Es una frase muy cierta, pero también es cierto que no hay un mismo momento para todo el mundo. Para muchos, tener relaciones sexuales por primera vez ha sido una experiencia mágica e inigualable. Pero lamentablemente para la mayoría de jóvenes resulta un momento de tensión y angustia, digna de olvidar.

Y es que generalmente la primera relación sexual no suele ocurrir en las mejores circunstancias por que va acompañada de muchos mitos, indecisión y nerviosismo. Esto perjudica a la hora de disfrutar plenamente del encuentro. No permitas que esta experiencia sexual sea desafortunada. Se trata de un acontecimiento que puede repercutir negativamente en tu actitud hacia el sexo y tus relaciones futuras.

Para empezar, tener relaciones es una forma más de comunicación sexual y afectiva de la pareja. No existe una edad definida, se debe dar cuando tú sientes que lo quieres, que lo deseas y te sientes preparado o preparada para vivir ese momento y para afrontar sus consecuencias. Para que la primera vez sea una decisión personal y voluntaria, no un acto forzado, debemos estar informados sobre nuestros derechos sexuales y reproductivos gracias a los cuales:

Podemos elegir a la persona, cuando y como queremos tener la primera vez. Podemos decir NO a situaciones que nos incomoden o que no nos agraden por cualquier razón. Podemos elegir nuestro método anticonceptivo y exigir el uso del condón para prevenir tanto el riesgo de embarazo como el de ETS.

El dolor y sangrado que caracterizan la primera vez no necesariamente se presenta en todos los casos. Está asociado a la rotura del himen, una fina membrana que se encuentra en la entrada de la vagina. Eta rotura puede resultar algo incómodo, pero no tiene por que ser traumática. Lo que ocurre a menudo es que la inexperiencia, la emoción y el miedo hace que las chicas estén predispuestas negativamente y lejos de relajarse se encuentren en extremo tensas. La ansiedad del momento dificulta que logren estar lo suficientemente excitadas y lubricadas. Esto dificulta la penetración. La pareja ejercerá más presión para lograr la penetración y la ruptura del himen será más brusca, por eso sentirá dolor.

Aunque sea la primera vez y la única la chica puede quedarse embarazada. Se sugiere el uso del condón pues es el método que ayudará a prevenir ambos riesgos. El embarazo y el contagio.