adolescencia

El sexo en la adolescencia no depende únicamente de un desarrollo físico, sino también del emocional, cognitivo y social. Las malas decisiones respecto del sexo durante la adolescencia pueden traer consecuencias irreversibles. Un embarazo no deseado o el contagio de alguna enfermedad de transmisión sexual son algunas de ellas. Es muy importante que los adolescentes puedan disfrutar de un desarrollo sexual pleno. Crear experiencias satisfactorias y sobre todo, tomas decisiones buenas.

La adolescencia temprana ocurre entre los 12 y los 5 años de edad y es la edad de la curiosidad y de la experimentación. A esta edad los adolescentes no tienen la madurez necesaria para tomar buenas decisiones sobre su sexualidad. A los 12 o 13 años los adolescentes comienzan a interesarse en el sexo, por que pueden leer o revistas o información en Internet. Los niños suelen experimentar erecciones frecuentes y las niñas pueden tener más secreciones vaginales. A los 13 o 14 años los adolescentes empiezan a interesarse notablemente en el sexo y comienzan a masturbarse. Durante esta etapa, los adolescentes comienzan a preocuparse por las opiniones de los demás y existe la vergüenza a la desnudez.

La adolescencia mediana y tardía ocurre entre los 15 y los 22 años y se conoce como la etapa del romance. A los 14 o 15 años los adolescentes comienzan a querer relaciones románticas, muy intensas y muy cortas. Los padres deben aprovechar esta etapa de preguntas para educar a sus hijos y responder todo lo que deseen saber. Los adolescentes todavía no diferencian los juegos previos del acto sexual y pueden experimentar diferentes tipos de relaciones sexuales. Es importante que los jóvenes entiendan que estas actividades también pueden ocasionar el riesgo de adquirir una ETS. Sobre los 15 o 16 años, las niñas empiezan a preocuparse por un embarazo no deseado.

A finales de la adolescencia, entre las edades de 19 y 22 años, los adolescentes continúan explorando su sexualidad a su modo. Los padres y los propios adolescentes deben comprender las preguntas sexuales y los deseos sexuales son naturales. Los medios poseen un enorme poder para influir en los adolescentes. Es importante influir de manera positiva para ellos. Los jóvenes que se sientan comprendidos, podrán hablar con claridad y sinceridad de sus preocupaciones sexuales. Estarán mejor informados y tomarán mejores decisiones.